CALABOZOS EN EL CORAZÓN DE LAS MUCHACHAS

Por una de nuestras seguidoras AntiFil- Princesa Cósmica , 15 años (futura periodista)

Mi madre ya no puede mandarme a comprar el pan para la merienda, mi hermana ya no puede andar sola en la calle de noche ni de día ¿Por qué vivimos con miedo? Tantas vulgaridades en las paredes mi barrio contra nosotras, tanto hombre humillándome, mirándome o diciendo groserías al verme.

Las niñas no se sienten libres, aunque en la Ley este escrito: ‘Todo niño y adolescente tiene derecho a que se respete su integridad personal’. El Perú está sangrando porque a las mujeres nos asfixian, ¿Es necesario que nos pase algo para recién ser escuchada?

Unas 7 niñas de 9 años, 4 niñas de 10 años, 26 niñas de 11 años ,67 niñas de 12 años y 304 niñas de 13 años dieron a luz durante el 2017, siendo estos los casos más reportados. A ellas las violaron, les arrebataron la paz y la inocencia. Nuestro organismo está biológicamente en condiciones de tener un hijo desde la primera menstruación, a pesar de ello, las niñas embarazadas antes de los 15 años tienen mayores riesgos y estar al borde de la muerte.

Cómo es posible que se registren casos como el de una chiquilla de 8 años teniendo un parto “exitoso”, soportando las secuelas psicológicas, tanto de la violencia sexual y la responsabilidad de un bebé. Pequeñas ultrajadas, embarazadas de sus padres, primos, tios. Es un asunto cotidiano escuchar que menores de edad han sido violadas y secuestradas.

Soy menor de edad, temo abrir la puerta de casa, cómo el miedo se puede se puede apoderar así de mí. Me pueden arrebatar mi persona y me pueden subir a un vehículo, hacerme daño ¿Con ese miedo debo vivir?.

Hoy, caen calabobos en el corazón de nuestras muchachas, de las niñas que ya no vemos más, que murieron en manos crueles y por las que debemos luchar.

La niñez es un período de formación de la identidad, de inocencia, identificar un abuso sexual y tratarlo tempranamente, podría ofrecer un mejor futuro para las víctimas de este daño. Es responsabilidad y compromiso de todos y cada uno de nosotros proteger la niñez.

Los derechos están para hacerse cumplir y para no permitir que ningún bastardo pase por encima de nosotras. Las mujeres, las niñas ahora pedimos justicia. Luchar tener paz, luchar para hacer justicia y no callarnos más. Hoy luchamos por ellas, ¡Hoy luchamos por nuestras niñas! Aquellas niñas a quienes les cortaron la voz.

Publicado en6 Febrero, 2018 enSin categoría

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to Top